Panorama de la Pesca Marina en el Perú


Más de tres mil kilómetros abarca la costa peruana, en este vasto territorio se desarrollan ecosistemas únicos en términos de biodiversidad, productividad y potencial pesquero. Estas dinámicas biológicas permiten hacernos entender cuáles son las principales especies que son capturadas en el mar peruano y las técnicas que utilizan los pescadores (en sus diferentes tipos) para obtenerlas. En esta sección, conoceremos los ecosistemas, las artes y métodos de pesca, y las principales cifras e impacto de la pesquería marina en el Perú.

Los ecosistemas marinos

La costa peruana se extiende por tres mil kilómetros a lo largo del océano Pacífico (INEI, 2010). Es uno de los mares más ricos en términos de biodiversidad, productividad y potencial pesquero (Chávez et ál., 2008; FAO, 2007; Guevara-Carrasco y Bertrand, 2017). Biogeográficamente, las aguas costeras peruanas comprenden dos provincias: Pacífico Sureste Templado-Cálido (provincia peruana) y Pacífico Este Tropical (provincia panameña) (Spalding et ál., 2007); mientras que la región costera comprendida entre los 4° S y 6° S es considerada un ecotono o zona de transición entre estas dos provincias contrastantes (Hooker, 2013 y Barahona, 2017). 

En cuanto a circulación oceánica, la capa superficial del mar peruano (<25 m) está dominada por dos corrientes que son impulsadas por el viento hacia la línea ecuatorial: la Corriente Costera Peruana (CCP), que fluye cerca de la costa hasta 90 km de distancia, y la Corriente Oceánica Peruana (COP), que fluye a más de 180 km de la costa (Chaigneau et ál., 2013). A nivel subsuperficial, el norte peruano está influenciado por la Corriente Ecuatorial Subsuperficial (CES), que fluye tanto hacia el este sobre el eje ecuatorial como hacia el sureste, llegando a la costa peruana sobre los 5° S (Chaigneau et ál., 2013). Más al sur se encuentran las Contracorrientes Subsuperficiales del Sur: primera (pCCSS) y segunda (sCCSS), que fluyen hacia el este y se aproximan a las costas a 5° S y 7° S, respectivamente (Chaigneau et ál., 2013). Un poco más al sur, la circulación hacia los polos está compuesta, principalmente, por la Corriente Subsuperficial de Perú-Chile (CSPC) y un flujo secundario más débil hacia el polo, la Contracorriente Perú-Chile (CCPC) (Chaigneau et ál., 2013). La Corriente Subsuperficial de Perú-Chile es clave para el mar peruano porque transporta hacia regiones extratropicales una masa de origen casi ecuatorial, relativamente cálida, rica en nutrientes y pobre en oxígeno. Esta constituye la principal fuente de aguas de surgencia costera (o afloramiento) que alimenta la intensa productividad primaria local (Chaigneau et ál., 2013). 


Diagrama de la dinámica de la corriente de Humboldt

Fuente: Guevara-Carrasco y Bertrand (2017)

Corrientes del mar peruano

null

(a) Salinidad y corrientes superficiales: Corriente Sur Ecuatorial (CSE), Corriente Costera de Ecuador-Perú (CCEP), Corriente Oceánica Peruana (COP) y Corriente Costera Peruana (CCP). (b) Temperatura superficial y corrientes subsuperficiales: Corriente Ecuatorial Subsuperficial (CES), primera Contracorriente Subsuperficial del Sur (pCCSS), segunda Contracorriente Subsuperficial del Sur (sCCSS), Contracorriente de Perú-Chile (CCPC) y Corriente Subsuperficial de Perú-Chile (CSPC).

Fuente: Chaigneau et ál. (2013)

¿Qué y cómo se pesca en el Perú?
Las pesquerías más importantes en términos de biomasa desembarcada, rentabilidad económica e impacto socioeconómico son las siguientes:
  • Pesca de anchoveta: puede estar dirigida tanto al Consumo Humano Indirecto (CHI) o al Consumo Humano Directo (CHD), se realiza con una red de cerco conocida como boliche. La primera es realizada a lo largo del litoral peruano por embarcaciones de mayor escala (bolicheras), así como embarcaciones de menor escala (conocidas como vikingas). La segunda es realizada por embarcaciones de menor escala y artesanales. En datos del Ministerio de Producción (2018), los desembarques anuales en el rango entre 2008 al 2017 están en el orden de 2.3 - 7.1 millones de toneladas.
  • Pesca de pota: iniciada en 1991 por flotas asiáticas altamente tecnificadas con el sistema jigging y con capacidades de bodega de entre 200 y 2000 toneladas (Paredes, 2012). En la actualidad, solo opera la flota artesanal peruana, compuesta mayoritariamente por embarcaciones de madera con capacidad de bodega menor a 10 toneladas. La mayoría de estas emplea líneas manuales con anzuelos artificiales (líneas poteras) y el resto, redes de enmalle (cortineras) (Paredes, 2012). Los desembarques anuales entre los años 2008 y 2017 van de 96 a 556 mil toneladas (Produce, 2018).
  • Pescas de caballa y jurel: capturadas por bolicheras de mayor escala, pero también por embarcaciones artesanales de pequeño calado, que tienen 38 mm de abertura mínima de malla en sus redes de cerco (Paredes, 2012). Las embarcaciones de altura emplean redes de arrastre pelágico, cuya abertura mínima de malla debe ser de 72 mm (Paredes, 2012). Los desembarques anuales entre los años 2008 y 2017 están entre 0.6 a 422.6 mil toneladas (Produce, 2018).
  • Pesca de merluza: comprende al sector industrial de arrastre de fondo, que tiene como base de operaciones al puerto de Paita (Piura) y debe operar fuera del área reservada a la pesca artesanal (franja de 5 millas náuticas de la costa), involucrando tres tipos de embarcaciones de arrastre: las menores o costeras (EAC), las de mediana escala (EAME) y las mayores o embarcaciones factoría (EAM/F). Las EAC y EAME están autorizadas a operar solo fuera del área reservada a la pesca artesanal, mientras que las EAM/F están autorizadas a operar solamente a partir de las 10 millas de la costa y a una profundidad mayor a 100 metros. Al año 2017, la flota arrastrera merlucera industrial del Perú estaba conformada por 28 EAC, 3 EAME y 1 EAM/F (Alarcón y Salazar citados en Morales, 2018). La flota también comprende al sector artesanal, compuesto por gremios de pescadores ubicados entre Tumbes y Piura, quienes emplean hasta siete tipos diferentes de artes y métodos tradicionales de pesca de tipo pasivo, entre los que destacan de mayor a menor nivel de desembarque: líneas de mano con anzuelos (pinta), palangres de fondo (espineles de fondo) y redes agalleras de fondo (cortinas de fondo) (Guevara-Carrasco y Bertrand, 2017). Los desembarques anuales en la década de 2008 al 2017 están entre 33.1 a 79.6 mil toneladas (Produce, 2018).
  • Pesca de bonito: comprende a todos los subsectores artesanales, de menor escala y de mayor escala. La extracción de este recurso tiene como principal destino los mercados mayoristas pesqueros (consumo en fresco) y, en menor proporción, se deriva a la industria pesquera (enlatados y congelados) con fines de exportación. Los desembarques anuales entre 2008 y 2017 van entre 13.1 a 100.6 mil toneladas (Produce, 2018).
  • Pesca de perico: es ejercida exclusivamente por embarcaciones artesanales, las que, sin embargo, pueden realizar viajes de más de 20 días en altamar para faenar hasta más allá de las 200 millas náuticas de la costa, con el espinel de superficie como el arte de pesca más utilizado (Amorós et ál., 2017). El perico se destina fresco, principalmente, al consumo interno y congelado para la exportación (Amorós et ál., 2017). Los desembarques anuales en la década entre 2008 y 2017 van entre 31.0 y 61.9 mil toneladas (Produce, 2018).
  • Pesquerías artesanales multiespecíficas: por un lado comprenden la captura de peces demersales y pelágicos costeros (pintadilla, lenguado, chita, pejerrey y cojinova, entre otros) con el uso de redes (cercos, cortinas, trasmallos, chinchorros), palangres calados en mar abierto o desde la orilla (espineles), líneas y anzuelos (pinta) utilizados también en mar abierto y desde la orilla. Además, comprenden la extracción de invertebrados y, finalmente, macroalgas. 
Artes y métodos de pesca

En el Perú, existe una gran diversidad de artes y métodos de pesca de recursos marinos silvestres que son utilizados con o sin embarcación e involucran desde artes pasivas de bajo impacto ecosistémico (por ejemplo, la pinta para recursos costeros) hasta artes activas de gran impacto (por ejemplo, red de arrastre de fondo para consumo humano directo), así como artes y métodos tanto lícitos como ilegales (como es el caso de chinchorros, bolichitos de fondo o pesca con explosivos). 

Salazar (2018) desarrolló un diagnóstico participativo con expertos pescadores, académicos, investigadores del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), funcionarios de Produce y especialistas de ONG para clasificar 20 artes y métodos de pesca de los subsectores artesanal y de menor escala en el Perú. Con esa información, logró clasificarlos en cuatro grupos en función a su Índice de Impacto Ecosistémico (IIE) donde, en una escala Likert que tiene como máximo el número 5, artes de pesca con IIE de 1 tienen un impacto fuerte, muy desfavorable al ecosistema; y artes con IIE de 5 tienen un impacto menor, favorable al ecosistema.

null


Principales artes de pesca artesanal y de menor escala, empleados en el mar peruano.

Categorizados por Salazar (2018) según su Índice de Impacto Ecosistémico (IIE): 1) pinta recursos costeros, 2) nasa cangrejera, 3) pinta potera, 4) curricán, 5) espinel de playa, 6) nasa para centolla, 7) nasa para anguila, 8) espinel de fondo para especies costeras, 9) espinel de superficie para pelágicos mayores, 10) espinel de fondo para bacalao, 11) red trampa o almadraba, 12) red de enmalle de fondo para recursos costeros, 13) red de enmalle superficial para recursos costeros, 14) red de enmalle para pelágicos mayores (animalera), 15) red trasmallo, 16) red de cerco anchovetera, 17) red chinchorro manual, 18) red de cerco bolichito fuera de borda, 19) red de cerco CHD, motor central y 20) red de arrastre CHD

(fuente: Salazar 2018)


Las características de algunas otras artes y métodos de los subsectores artesanal y de menor escala no considerados en el estudio de Salazar se describen en la tabla anterior. Las características de las principales artes y métodos de pesca de mayor escala (industrial) se describen en la siguiente tabla.


La Pesca Peruana en números

Desembarques

Entre todas las formas de uso de los recursos marinos del Perú, la pesca es la más importante. El sector pesquero es ampliamente dominado por la extracción de la anchoveta, pues para el desembarque total acumulado en el decenio 2008-2017 en el país, dicho recurso fue responsable de cerca de 82 %, seguido por la pota (8.2 %), otros invertebrados (2.0 %), el jurel (1.7 %), otros peces (que incluye especies costeras demersales y pelágicas, con 1.4 %), la caballa (1.4 %), el bonito (1.0 %), la merluza peruana (1.0 %), el perico (0.9 %) y las macroalgas (0.3 %) (Produce, 2018).

Esta figura provee una mirada cercana a los desembarques en el año 2017, basada en datos oficiales de Produce, y segregados por especies y grupos de peces, invertebrados marinos y macroalgas. Debe tomarse en cuenta que estos números no incluyen los desembarques por pesca ilegal, no reportada o no regulada (pesca INDNR). Un estudio realizado con datos de entre los años 1950 y 2010 estimó que la pesca INDNR representa hasta un 24 % del total de capturas en el Perú (Mendo y Wosnitza-Mendo, 2014).

Es importante destacar que en el Perú no existe un sistema consolidado de gestión de la información pesquera, dado que existen discrepancias e inconsistencias entre las estadísticas publicadas por diferentes entidades del sector. Por ejemplo, al comparar series temporales de desembarque en pesquerías artesanales tan importantes como son las de merluza y pota, las cifras que maneja Produce (que constituyen las estadísticas oficiales) y las que maneja Imarpe (entidad que da a Produce soporte técnico-científico en su labor de ordenamiento pesquero) presentan evidentes discrepancias. Aunque solo Imarpe publica la mayoría de sus metodologías de seguimiento de pesquerías, las decisiones de ordenamiento pesquero tienen que basarse en la data oficial generada por Produce. Así se introduce el riesgo de tomar decisiones erróneas por el empleo de data muy posiblemente sesgada en una magnitud desconocida.

También debe destacarse que la pesca artesanal, pese a tener niveles mucho menores de extracción con respecto a la pesca industrial, incluye una mayor diversidad de especies capturadas para satisfacer básicamente el mercado de consumo humano directo. 

Exportaciones

Como se aprecia en la figura, la harina y el aceite de pescado dominan las exportaciones de productos hidrobiológicos marinos, con alrededor de 75 % del volumen total exportado. La exportación de productos hidrobiológicos marinos generó un ingreso total de 2874.2 millones de dólares americanos FOB en el año 2017, 31.4 % más que en el año 2016.

Los bienes exportados para Consumo Humano Directo (CHD) tienen presentaciones distintas (congelado, enlatado y curado). Como se aprecia en la figura anterior, en el 2017, los productos congelados fueron los más abundantes. En el año 2015, en términos de volumen, las especies más importantes que fueron exportadas congeladas fueron la pota (43 %), langostino (19 %), bonito (12 %) y concha de abanico (10 %), y los mayores mercados, Estados Unidos, China, España, Corea del Sur y Francia. Los productos curados estuvieron dominados por la anchoveta (70 %) y las aletas de tiburón (16 %). Finalmente, la anchoveta (65 %) y el atún (15 %) lideraron las exportaciones de productos enlatados.

Impacto de la pesca en el PBI y el empleo

La pesca contribuye significativamente con la economía del Perú. A pesar de que Produce estimó que la contribución del sector pesquero al PBI en el decenio 2008-2017 fue de entre 0.7 % y 1.5 % (Produce, 2018), debemos recurrir a un estudio clave realizado por Christensen et ál. (2014), un análisis profundo de la cadena de valor del sector pesquero peruano en su totalidad, para comprender su real impacto en el PBI y el empleo. 

Basándose en datos recogidos en el año 2009, Christensen et ál. estimaron que la contribución del sector pesquero marino se elevaba 3200 millones de dólares en dicho año, representando 2.64 % del PBI nacional. En comparación, Salgado et ál. (2015) calcularon que el valor total de todas las actividades realizadas en la zona marino costera del Perú ascendía a 8170 millones de dólares. El estudio liderado por Christensen considera, además de la pesca, las plantas de congelado y procesamiento, mercados, restaurantes y otras formas de empleo relacionadas a ella. Los autores mencionan que la estimación realizada es probablemente conservadora, ya que no se incluyeron en el estudio la pesca y la acuicultura de agua dulce, la pesca INDNR, ni los restaurantes cuya oferta incluía solo comida marina. Produce, por su parte, solamente toma en cuenta desembarques oficiales y procesamiento de pescado, por lo cual la contribución calculada para el 2009 solo ascendió al 1.35 % del PBI.

De la contribución general de la pesca y la acuicultura al PBI nacional, Christensen et ál. encuentran que la anchoveta es responsable del 31 %, mientras que el 69 % corresponde a otras especies. Notablemente, el langostino y la pota componen el 31 % de dicha contribución. 

La flota industrial anchovetera para CHI destina sus capturas (más de 98 % del total de desembarque de anchoveta) a la “reducción” o producción de harina y aceite de pescado, con fines de exportación principalmente (Avadí et ál. citados en Zenteno, 2016). A inicios de 2012, la flota cerquera anchovetera artesanal representaba solo 4 % de la capacidad total de bodega de la pesquería, pero desde entonces los desembarques destinados al CHD se han multiplicado por más de 10 veces durante la última década (Produce citado en Zenteno, 2016). A fines de la década de 2000, la flota industrial anchovetera era responsable de emplear alrededor de 18 mil pescadores a nivel nacional (Aranda citado en Zenteno, 2016). Según un censo efectuado a inicios de la década de 2010, 2226 pescadores artesanales estaban pescando anchoveta. Las capturas de anchoveta para Consumo Humano Directo (CHD) se procesan como anchoas enlatadas, congeladas, curadas y frescas, y se destinan principalmente al mercado interno (Arias Schreiber, 2011). 

Las exportaciones de merluza de origen industrial han generado en promedio 20 millones de dólares por año entre 2007 y 2011 (Paredes, 2012), representando el mayor ingreso económico proveniente de una pesquería demersal (Rosales, 2017). La pesquería industrial de merluza ha generado cientos de puestos de trabajo en el puerto de Paita (Rosales, 2017). Por otra parte, solo en la provincia piurana de Talara, la pesca artesanal de merluza generó entre 2012 y 2016, alrededor de 1250 puestos de trabajo directos; con un ingreso bruto promedio de 4 millones de soles por año, lo que representa en promedio el 30 % del ingreso mensual del pescador de merluza (Grillo, 2016).

En términos de empleo, Christensen et ál. estiman conservadoramente que, en el año 2009, el sector pesquero empleó 232 000 personas y que los restaurantes fueron el mayor empleador (35 % del total), seguidos por las plantas de congelado (8 %), plantas de enlatado (7 %), y plantas de harina de pescado (5 %). Por lo tanto, aunque la pesquería de anchoveta para harina y aceite de pescado domina los desembarques, las pesquerías para consumo humano directo brindan mucho más empleo. 

Los investigadores también notaron un importante componente de género en el empleo. Entre los productores (pescadores), casi no existían mujeres representadas, mientras que en las empresas de procesamiento, la proporción de hombres y mujeres era casi igual. Finalmente, en las empresas de minorista (mercados, supermercados y restaurantes), el 57 % de los empleados era mujeres. Estos números resaltan la importancia de considerar el rango completo de empresas ligadas al sector pesquero marino para entender su contribución al sustento de mujeres y hombres peruanos.

Cita sugerida para esta sección
Bandín, R. y Scheske, C. (2019). Panorama de la pesca en el Perú. En: Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, Wikipesca Perú. Plataforma colaborativa sobre la pesca en el Perú. Recuperado de: https://www.mardelperu.pe/pesca/1/panorama-de-la-pesca-en-el-peru 


Redacción de la sección:

Ricardo Bandín y Christel Scheske

Consejo editorial de esta sección:

Santiago de la Puente, Fabio Castagnino y Mariano Gutierrez

Cita general: 

Sociedad Peruana de Derecho Ambiental - SPDA (2019). Wikipesca Perú. Plataforma colaborativa sobre la pesca en el Perú. Recuperado de: https://www.mardelperu.pe/ 

Referencias bibliográficas

  • ACS (2015). A marine conservation assessment In Perú. Report by Advanced Conservation Strategies (ACS) for The David and Lucile Packard Foundation & Foundation Ensemble. 78pp. Disponible en: http://www.advancedconservation.org/s/ACS-Marine-Conservation-Assessment-of-Peru.pdf
  • Amorós, S., Gozzer, R., Melgar, V. y Rovegno, N. 2017. La pesquería del perico (Coryphaena hippurus) en el Perú: caracterización y análisis de la cadena productiva. Programa Marino de WWF-Perú. Lima-Perú. 60pp. Disponible en: http://d2ouvy59p0dg6k.cloudfront.net/downloads/perico_cadena_de_valor_sp_1.pdf
  • Arias Schereiber M., Ñiquen M. y Bouchon M. (2011). Coping strategies to deal with environmental variability and extreme climatic events in the Peruvian anchovy fishery. Sustainability (3): 823-846.
  • Arias Schreiber M. y Halliday A. (2013). Uncommon among the Commons? Disentangling the sustainability of the Peruvian Anchovy Fishery. Ecology and Society 18(2): 12pp. http://dx.doi.org/10.5751/ES-05319-180212
  • Barahona S. (2017). Patrones filogeográficos de dos moluscos intermareales a lo largo de un gradiente biogeográfico en la costa norte del Perú. Tesis Mag. Cs. Mar, Univ. Peru. Cayetano Heredia. Lima, Perú. 143 pp.
  • Chaigneau A., Dominguez N., Eldin G., Vasquez L., Flores R., Grados C. y Echevin V. (2013). Near-coastal circulation in the Northern Humboldt Current System from shipboard ADCP data, J. Geophys. Res. Oceans, 118, doi:10.1002/jgrc.20328.
  • Christensen V., De la Puente S., Sueiro J:C:, Steenbeek Jeroen y Majluf P. (2014). Valuing seafood: The Peruvian fisheries sector. Marine Policy 44 (2014) 302–311.
  • Grillo J. (2016). Aspectos socioeconómicos de la pesquería artesanal de merluza peruana (Merluccius gayi peruanus) en la provincia de Talara, Piura, Perú. Poster presentado en el V Congreso de Ciencias del Mar del Perú, 21-25 nev. 2016, Chiclayo, Perú.
  • Guevara-Carrasco R. y Bertrand A. (Eds.) (2017). Atlas de la pesca artesanal del Mar del Perú. Edición IMARPE-IRD, Lima, Perú, 183 pp. Disponible en: http://biblioimarpe.imarpe.gob.pe:8080/bitstream/handle/123456789/3167/Atlas%20Pesca%20Artesanal.pdf?sequence=1
  • Hooker Y., Prieto-Rios E. y Solís-Marin F. A. (2013). Echinoderms of Peru. In J. J. Alvarado & F. A. Solis-Marin (Eds.), Echinoderm Research and Diversity in Latin America, Springer Berlin Heidelberg: 277–299.
  • Mendo J. y Wosnitza-Mendo C. (2014). Reconstruction of total marine fisheries catches for Peru: 1950-2010. Fisheries Centre - University of British Columbia, Working Paper #2014 – 21: 24pp.
  • Morales G. (2018). Aspectos pesqueros y biológicos de la merluza (Merluccius gayi peruanus) capturada por la pesca artesanal en dos caletas de Piura. Tesis Ing. Pesquero, UNALM, Lima – Perú. 135pp.
  • Nédélec, C.y Prado, J. (1990). Definición y clasificación de las diversas categorlas de artes de pesca. FAO Fisheries Technical Paper. No. 222. Revision 1. Rome, FAO. 92p.
  • Paredes C. (2012). Eficiencia y equidad en la pesca peruana: la reforma y los derechos de pesca. CIES, PRODUCE e Instituto del Perú. 111 pp. Disponible en: https://www.cies.org.pe/sites/all/modules/pubdlcnt/pubdlcnt.php?file=https://www.cies.org.pe/sites/default/files/investigaciones/eficiencia_y_equidad_en_la_reforma_de_la_pesca_en_el_peru.pdf&nid=1104
  • PRODUCE (2018). Anuario estadístico pesquero y acuícola 2017 - La actividad productiva del sector en números. Ministerio de la Producción. 203 pp. Disponible en: http://ogeiee.produce.gob.pe/index.php/shortcode/oee-documentos-publicaciones/publicaciones-anuales/item/825-anuario-estadistico-pesquero-y-acuicola-2017
  • Rosales G. (2017). Variaciones de la Corriente Cromwell y su influencia en la abundancia relativa de la merluza (Merluccius gayi peruanus) durante el periodo 2003-2013. Tesis para optar el título de Ingeniera Pesquera, Univ. Nac. Agraria La Molina. 78 pp.
  • Salazar C, Ganoza F, Chacón G, Alarcón J, Barriga E, Huerto M, Rodríguez A, Macalupú J. (2015). Evaluación técnica de la red de encierre activada por buzos o bolichito de fondo. Inf Inst Mar Perú 42(3): 369-382
  • Salazar C., Velazco I., Chacón G. y Castilla E. (2000). Operatividad, dimensionamiento y respuesta selectiva de las redes chinchorro mecanizado en la zona sur del Perú. lnf. Prog. lnst. Mar Perú (132): 52pp
  • Salazar C.M. (2018). Impacto ecosistémico de las artes de pesca artesanal peruana: propuestas de investigación tecnológicas y manejo pesquero. Tesis Mag. Recursos Acuáticos c/m Evaluación y Manejo de Recursos Pesqueros, UNMSM. 117 pp
  • Saldarriaga M.S. (2015). Análisis de la captura incidental en la pesquería industrial de cerco anchovetera en el litoral peruano durante el período 2003-2011. Tesis Ing. Pesqu., Univ. Nac. Agraria La Molina, Lima; Perú. 88pp. Disponible en: http://biblioimarpe.imarpe.gob.pe/handle/123456789/3032
  • Spalding, M. D., Fox, H. E., Allen, G. R., et ál. (2007). Marine Ecoregions of the World: A Bioregionalization of Coastal and Shelf Areas. BioScience, 57(7), 573.
  • Zenteno J. (2014). Peruvian Anchoveta Fishery: Industry Structure. En: Background analysis of the Artisanal Sector of the Peruvian Anchoveta. Sustainable Fisheries Group/Latin American Fisheries Fellowship Program. 4pp. Disponible en: https://www.laff.bren.ucsb.edu/sites/default/files/1_Anchoveta%20Industry%20structure.pdf